martes, 18 de abril de 2017

SOÑANDO CON LA ¿HIJA? DE MANCINI




En un club náutico. Me han hecho una entrevista para un periódico marbellí y esperamos a la fotógrafa para consumar el reportaje. Al rato, aparece. Sumamente bronceada y vestida como en un picnic technicoloreado de los 60 (jersey fino y azul mahón de cuello alto, pantalones a rayas rosas y blancas de tela, calzando bailarinas bermellón y con una cinta celeste en el pelo a modo de diadema). Se me presenta en consonante, como Jeanie, la hija de Henry Mancini. Sus facciones me hacen pensar primero en la protagonista de VERANO DEL 42, después en la Paula Prentiss de SU JUEGO FAVORITO y, como retrogusto final, un toque ateneico a lo Sela Ward (esa actriz con aire de Jana Escribano que ha encarnado a la ex de House y a la Jo -nombre ciento por ciento ateneico- de CSI NY). Mientras me dispara desde diversos ángulos, le comento cómo hay dos melodías de su padre que de manera automática siempre me estimulan la próstata lacrimal, MOON RIVER (con la Hepburn tocando/maullando lánguidamente en el balcón) y NBC MISTERY MOVIES (que me obliga a recuperar mi querencia preadolescente por el comisario Mc Millan y su pizpireta esposa, esa familia incestuosamente soñada cuando mi realidad cotidiana hacía aguas por todos los flancos). Le digo que su presencia y atuendo me huelen sinestésicamente a Donen (más concretamente, a momentos de DOS EN LA CARRETERA) y ella se ríe entre gaviotas y me besa con tal intensidad que me instala en su premolar izquierdo, con ecos en su aliento (la sinestesia se mantiene) de nata y fresas. Yo comprendo en ese momento que estoy soñando (en mis horas de vigilia nunca me han besado así) y que, por esa misma comprensión, el sueño profundo dará paso a la duermevela y, luego, al olvido. Y eso me angustia. Trato de archivar el momento en mi castillo de los sueños recurrentes y de recordarme que, más tarde, debo de comprobar en el Google si Mancini tiene una hija así. De tenerla, lo mismo quiere decir que aún no he despertado... Esto es, que sigo vivo.


No hay comentarios: